ERDGEIST: el espíritu de la tierra

La transformación del barro en cerámica es casi milagrosa. Los resultados dependen de la exactitud de nuestros procesos; pero son tantos los factores que determinan si serán éxitos o fracasos, que llegamos a creer que hay algo más... "el espíritu de la tierra".

viernes, 7 de agosto de 2009

RAKU

Se cree que es originaria de Corea, sin embargo es en Japón donde ha florecido y encantado a todos los que tienen contacto con ella. Desde finales del siglo XVI el rakú atrajo a los maestros del té, influidos por la filosofía budista zen, quienes sintieron un placer singular en este retorno consciente al directo y primitivo tratamiento de la arcilla. Durante la ceremonia del té los participantes bebían la infusión en vasijas fabricadas por ellos mismos. La palabra raku significa tranquilidad, pero también "diversión" o "felicidad".


* Raku-yaki: El Raku en Japón y el que se realiza actualmente en todo el mundo. El japones esencialmente se realiza en hornos pequeños, con carbón y las piezas se reservan con gaceta. Tradicionalmente se eligen los esmaltes por el contraste fuerte que presentan con respecto al té, y son el esmalte negro Aka raku y el rojo Kuro raku. Una vez que está maduro el esmalte, se extrae la pieza y se deja enfriar lentamente, sin una reducción fuerte como se realiza en el occidental.
* Raku occidental: Las piezas se llevan a un horno pequeño a 900 grados centígrados aprox. (Depende del esmalte o lustre utilizado, hay de temperaturas menores y otros para mayores de 1000 grados). Cuando los esmaltes alcanzan su punto de cocimiento se sacan, en estado de incandescencia y se depositan cuidadosamente, con la ayuda de pinzas de hierro, en un recipiente lleno de viruta de madera (también se pueden usar hojas de diario u hojas secas de árbol). El contacto con este medio lo incendia y se genera una enorme cantidad de humo que penetra en la pieza y entra a hacer parte de ella. Los esmaltes reaccionan con el humo y el calor y convierten los óxidos en metales. Luego de varios minutos, el proceso químico se fija bajando bruscamente la temperatura con agua. Se obtienen al final tonalidades, texturas, matices y colores fascinantes y nunca iguales de una pieza a otra, que pueden ser desde rojos metalizados hasta craquelados, nacarados y tornasoles característicos de esta técnica.
El Raku es, pues, una compleja alquimia donde intervienen los cuatro elementos (tierra, fuego, agua y aire) de la cual resultan piezas únicas, siempre maravillosas.
Como no es nada extraño que en el proceso, siempre manual, se rompa alguna pieza, por sus tensiones internas al colocarlo al calor, o al cambiar de temperatura, el ceramista de Rakú no se aflije por esto, sino recoge la piezas con cuidado y repara la pieza hasta ponerla en condición de utilizarse con sus cicatrices a la vista. Los alfareros antiguos del Japón resaltaban estas cicatrices al soldar con metales preciosos la pieza y en muchos casos le daban más valor a una obra así obtenida. (Informacion obtenida de ceramica.wikia.com)

La pasta para raku debe tolerar el choque térmico. Hay una gran variedad de fórmulas para preparar esta pasta en la sig. dirección: http://www.infoceramica.com/uploads/raku/raku_recetas_pastas.pdf; lo mismo sucede con los esmaltes para raku: http://www.infoceramica.com/uploads/raku/raku_recetas_esmaltes.pdf

RAKU EN EL IMCA

video

Gracias Vero por el video!
Todas las recetas que usamos ese día en el IMCA están en el blog de la genio de Vero:
www.elbarroyyo.blogspot.com

...y a continuación los resultados...







1 comentario:

Verónica A. dijo...

Mujer: Si las fotos son tuyas!! jajajaj!! el mérito es tuyo, yo sólo lo ensamblé, ¿ves? esto es trabajar mancomunadamente.
Las piezas están buenísimas.